Mi Historia Verde

Halguna vez te has preguntado cómo algunas personas solo comen comidas que son planta basada?  Nací y crecí en Nueva York. Crecí comiendo comida dominicana casera hecha principalmente de arroz, frijoles y pollo. Mi madre y yo íbamos de compra al super mercado y nunca leíamos los ingredientes. Cada semana, compramos la misma marca de pan, queso, huevo, etc.… Rotamos en un ciclo que era familiar y desde niña nunca pregunte por qué. Nuestros padres tienen la mejor intención cuando nos alimentan, poner comida en la mesa es un logro en sí mismo. Comer por placer en vez de comer para sobrevivir es la cultura de mi comunidad. De origen hispano, la única vez que escuchas la palabra dieta es cuando alguien está tratando de perder peso. La única vez que nos concentramos en nuestra salud es después de un susto de salud. Nuestro estilo de vida es ser reactivo a la enfermedad en vez de proactivo para evitarlo. Mi madre siempre me dijo “Nosotros vivimos para comer, no Comemos para vivir” -Elsa García

Mi familia como muchas otras familias que vienen a los Estados Unidos Para una vida mejor pierden de vista los alimentos reales porque están rodeados con porquería de bajo costo. Con la abundancia de esto, resulta ser extremadamente difícil hacer las elecciones correctas para un estilo de vida saludable. En la República Dominicana, nuestra gente come con lo que la temporada produce, ya que la tierra naturalmente proporciona lo que se necesita. Hoy hemos estado occidentalizados en donde nuestro sistema de alimentos se ha vuelto mecánico, donde podemos comer cualquier comida que deseemos a cualquier hora del día y ¡rápido! Con ese tipo de disponibilidad, ¿por qué cualquier familia querría cambiar su dieta? Todas las personas que conozco comen lo mismo, y nadie podría describir la diferencia entre vegetariano, y vegano. Te miran como si estas locas por querer comer mejor.

Cuando tenía 17 años buscaba cambios en mi dieta. Quería ser más delgada y más en forma. Comencé mi viaje investigando en una librería local para ver qué libros estaban disponibles. Encontré un libro titulado “Skinny Bitch” escrito por Rory Freedman y Kim Barnouin. El título me llamó la atención y por eso decidí comprarlo. Poco sabía que se trataba de una dieta puramente vegana, crueldad de animales y todo en un contexto vulgar. Mientras leía el libro sentí que me estaban hablando directamente. Estaba leyendo información de la que nunca antes había escuchado. Dirían cosas como …

“Siempre cuando veas las palabras “sin grasa” o“bajo en grasa ”piense en las palabras“ Tormenta química de mierda ”

– “Leche = Grasa. Mantequilla = Grasa. Queso = Grasa. Las personas que piensan que estos productos pueden ser bajos en grasa o sin grasa = imbéciles “

– “Por lo tanto, su comida chatarra tiene una vida útil de 22 años y probablemente sobrevivirá a su gordo y triste culo”

– “Cada vez que consumes pollo, carne de res, cerdo, huevos o productos lácteos de granja industrial, estás comiendo antibióticos, pesticidas, esteroides y hormonas”

Según lo que lei, no podía dejar el libro, todo parecía lógico, pero también estaba confundida por qué todo lo que sabía ser real ahora no lo era.

Entonces, ¿qué viene después?

Bueno, tuve que compartir las noticias de todas las razones por las que no deberíamos estar comiendo carne. Lo hablé con mi hermano, mi madre y otros seres queridos. Literalmente cambié mi dieta de la noche a la mañana. A este punto, sin más investigación sobre el tema, dejé de comer carne principalmente porque me disgustaban con todos mis nuevos aprendizajes.

Poco sabía de algunos de los desafíos que tendrían que afrontar, como las reuniones familiares, los días festivos, las cenas, todo lo relacionado con la comida. Siempre obtendré la pregunta … ¿Por qué no estás comiendo carne? Fue como si estuviera equivocada. Como si estuviera dando la espalda a mi religión. Todo porque ya no como carne. Comenzó con un libro y luego busqué en otros libros, hablé con nutricionistas, escuché podcasts y miré documentales. Lo más aprendía, lo más claro estaba, que el pequeño libro con todas las maldiciones en él estaba realmente relacionado con algo. Este libro fue el comienzo de innumerables libros e investigaciones sobre nutrición. A través de todos estos aprendizajes, mi confianza creció en defender lo que era correcto en un estilo de vida basado en plantas. La verdad es que nadie quiere dejar de comer lo que ama y prefieren vivir ignorantemente en la felicidad.

Cambiar un hábito de por vida no ocurre de la noche a la mañana. Sucede sobre el tiempo.

Mantente curioso y explora tus comidas!!

-Miss Rehab Ramdass

Descargo de responsabilidad: La página web, el blog, las redes sociales y los videos de Miss Rehab Ramdass no deben interpretarse como consejos médicos. El contenido de este sitio y blog no está destinado a ser utilizado como un diagnóstico o tratamiento médico. La información proporcionada no pretende ser un sustituto del asesoramiento médico profesional.