La Lucha Contra El Cancer

El año 2018 definitivamente será un año que estará dentro de mi ADN y posiblemente para que mi alma lo recuerde hasta el final de los tiempos, si es que existe tal cosa. Ha sido un año agotador desde que supe que estaba embarazada en diciembre de 2017. Justo antes de que comenzara el año, estaban pasando muchas cosas, la compra de nuestra nueva casa y mi madre luchando contra el cáncer. Celebramos su 67 cumpleaños el 5 de diciembre de 2017 sin saber que sería el último. En enero de 2018, le sacaron un pequeño tumor del riñón izquierdo, solo unos años antes de que le extirparan todo el riñón derecho debido a un tumor inoperable. Esta vez tuvimos suerte y la cirugía fue exitosa. Su único riñón todavía era 98% efectivo.

En este momento, mi madre estaba siguiendo el protocolo que había estado siguiendo y manteniéndola fuerte durante todo el año. Algunos de los tratamientos incluidos …

– Gotas de vitamina C de 75,000 miligramos.

-Terapia de ozono

-Tratamientos de aceites esenciales.

-Vitamina B17 (semillas de albaricoque)

Y

-Suplementos para súper energizar su sistema inmunológico.

Después de algunas exploraciones después de su cirugía, estábamos ansiosos por ver dónde quedaba el cáncer, ya que anteriormente se había adaptado a su cerebro, pulmones, tiroides y cavidad sinusal. Estábamos emocionados de saber que su cerebro y sus riñones estaban limpios! Finalmente sentimos que estábamos ganando impulso y que todos los tratamientos alternativos estaban dando sus frutos.

 En marzo de 2018, todo nuestro trabajo pronto comenzó a ir hacia abajo. Le pedí a mi madre que se quedara conmigo, ya que sabía que tener el control total de su dieta me iba a dar la tranquilidad de saber que estaba consumiendo los nutrientes adecuados, lo que necesitaba en general y seguir los tratamientos alternativos y Visitas al médico. Una tarde llego a casa del trabajo y ella me dice que había vomitado más temprano esa tarde. Luego agrega que siente adormecimiento desde el estómago hacia abajo y siente que se pierde el equilibrio cuando camina. Me asocié con mis hermanos y me sugirieron que fuéramos a la sala de emergencias. Después de realizar algunas pruebas en el hospital, llegaron a la conclusión de que la presión de los vómitos causó que un tumor recién descubierto en su médula espinal ejerciera tanta presión sobre su cordón que causó que la columna vertebral se fracturara, causando el adormecimiento. Los médicos inmediatamente llamaron a un equipo y compartieron que iba a tener que someterse a una cirugía de emergencia para extirpar el tumor y reparar el daño. Dijeron que si hubiéramos esperado más, el daño podría haber sido trágico.

Al día siguiente mi madre fue operada y su vida después nunca fue la misma.

Permaneció en el hospital durante varias semanas y luego ingresó a la Isabella, que es un centro geriátrico de atención domiciliaria para fisioterapia. Semanas después de la cirugía mi madre todavía estaba completamente incapacitada. Ella no podía caminar y realizar actividades físicas diarias por su cuenta.

Afortunadamente para nosotros, tenemos una gran familia y pudimos alternar días para llevarle alimentos nutritivos, pero aún así fue extremadamente difícil mantener el mismo horario que tenía en casa. Allí no había opciones basadas en plantas, en cambio, cuando marcó la opción vegetariana en la hoja para el día siguiente, todavía tendría pollo y pavo. Habían pasado semanas desde que había recibido cualquiera de los tratamientos alternativos ya que no podía viajar mucho. Su salud comenzó a deteriorarse ante nuestros ojos.

 Antes de la cirugía de la columna vertebral sabíamos que el cáncer se estaba propagando rápidamente, sabíamos que habíamos esperado mucho tiempo y que se requerirían tratamientos hospitalarios y tratamientos alternativos en un entorno profesional para tener la oportunidad de vencer esta enfermedad. Estaba tratando de recuperarse de esta cirugía, que parecía imposible en comparación con las cirugías previas que tuvo y de las que se recuperó tan bien. Ella recibió radiación en su tiroides que causó efectos secundarios graves. La piel sobre la garganta y la parte superior del pecho se volvió tan oscura por la quema de la radiación. No podía tragar líquidos ni beber alimentos y tenía que seguir una dieta líquida. Perdió mucho peso a partir de marzo y en general debido a la cirugía y los efectos secundarios que causó la radiación. Incluso tuvimos que admitirla en el hospital porque se deshidrató por no consumir suficientes líquidos. Mientras ella estaba allí, los médicos querían hablar con nosotros. Todos mis hermanos y mi madre estaban en una sala de conferencias y nunca olvidaré el día porque nunca podría olvidar cómo me hizo sentir este día. La doctora le preguntó a mi madre si quería saberlo todo y dijo: “No me ocultes nada”.


Continuó compartiendo, con base en su condición  y en la situación actual del cáncer, solo le quedaban semanas o meses de vida. Pedimos más detalles y dijo que no podía decir porque no sabía si eso significaba 2 semanas o 6 meses. Nos hablaron sobre Hospice y haciendola sentir lo más cómoda posible por el resto de su tiempo. En medio de todos nosotros llorando, se sentó allí en su silla de ruedas en el centro de la habitación, nos miró a los ojos y dijo: “Hijos míos, no lloren, tienen que ser fuertes”. Me sorprende que le dijieron que no le quedaba mucho tiempo y que, en lugar de nosotros consolarla a ella, ella tuvo que recordarnos ser fuertes, ya que ella era fuerte.

Los médicos le preguntaron qué ella queria aser con el tiempo que le quedaba. Ella respondió  “estar con mis hijos”. Ella dijo repetidamente: “Soy una mujer de fe y continuaré estando cerca de Dios y de mis hijos”. Le preguntamos si podía viajar, ya que estábamos planeando un viaje a México para tratamientos alternativos que no están disponibles en los Estados Unidos. Le pregunté de nuevo si quería ir a México y dijo que sí! Cuándo nos vamos?…

El problema es que no deberíamos tener que conformarnos con el destino de “estar lo más cómoda posible” mientras nuestros cuerpos están dominados por la enfermedad. Somos las especies más dominantes del planeta, tenemos el poder y el intelecto para elegir el resultado de nuestro destino. Lo que invertimos en nosotros mismos hoy será el resultado de nuestro destino. Mi madre fue diagnosticada con cáncer en 2002, y fuimos lo suficientemente ingenuos como para creer que se había ido la enfermedad. Una niña que conocí una vez que fue sobreviviente de cáncer me dijo que nunca te curarías solo en remisión. Sus palabras se quedaron conmigo cuando fue alrededor del momento en que el cáncer de mi madre tomó un cambio negativo. ¡Nuestros cuerpos están perfectamente diseñados para sanar! Pero imagínese toda una vida de productos químicos en vacunas, productos químicos en nuestros alimentos, productos químicos en nuestros cosméticos, productos químicos en nuestro medio ambiente. La enfermedad no ocurre de la noche a la mañana; Sucede con el tiempo. Algunos tipos de cáncer se presentan en ciertas familias, pero la mayoría de los cánceres no están vinculados a los genes que heredamos de nuestros padres. En realidad, solo el 5-10% de los casos de cáncer pueden atribuirse a defectos genéticos, lo que significa que el 90-95% de los cánceres están bajo nuestro control. De acuerdo con la American Cancer Society, se estima que hay 1,735,350 casos de cáncer cada año, lo que equivale a 4,700 diagnósticos por día! El 35% no lo logrará!!! La gente se está muriendo y se prevé que para el año 2030, 2.3 millones de personas estarán caminando con un diagnóstico como si fuera la gripe común. La gente se está muriendo, quién será el siguiente? Será tu?

Con Amor,

Yesenia Ramdass

Miss Rehab Ramdass

Descargo de responsabilidad: La página web, el blog, las redes sociales y los videos de Miss Rehab Ramdass no deben interpretarse como consejos médicos. El contenido de este sitio y blog no está destinado a ser utilizado como un diagnóstico o tratamiento médico. La información proporcionada no pretende ser un sustituto del asesoramiento médico profesional.